UNA ENTREVISTA MUY CERCANA

Desde pequeño, siempre me ha movido la pasión por aquellas cosas que me fascinaban, y recuerdo todavía las caras de mis compañeros del cole (muchos de ellos mis amigos hoy en día) cuando hacía presentaciones en clase sobre los dinosaurios, el Antiguo Egipto, o las galaxias y los planetas… y quizá por ese afán de aprender, no sea casualidad que acabara licenciándome en Filosofía.

Mi bautismo en el sector inmobiliario vino de la mano de mi padre, a la sazón promotor y uno de mis mejores maestros, quien hizo que me picara el gusanillo y me diera la oportunidad de poder conocer un sector donde, por encima de todo, primaban las relaciones con las personas, ya fueran arquitectos, banqueros, obreros o sencillamente clientes.

Ello me llevó a Granada, tierra donde mi padre decidió apostar y de la decididamente me enamoré. Todavía recuerdo mi primera venta en una promoción que hicimos en la Zubia o la gran escuela que supuso el desarrollo de la promoción de VPO en la zona Fórum, donde hubo un equipo de profesionales excepcional.

En esa la labor de comercialización pude conocer a multitud de compañeros de agencias inmobiliarias que, tras años de colaboración, acabaron muchos de ellos convirtiéndose en amigos…y siendo el germen del mayor proyecto de cooperación local inmobiliario: INMOBILIARIASDEGRANADA.

Es en este punto donde todo cambió, pues ello supuso una epidemia de generosidad nunca vista en sector y nos permitió crecer a muchos de nosotros como profesionales. No tardé mucho en asistir a las primeras formaciones específicas del sector, muchas de ellas fuera de Granada, donde pude conocer muchas maneras de entender el sector y tener acceso a  colectivos profesionales de prestigio como CRS, API o UNEXIA, cuyo objetivo no es otro que dignificar y profesionalizar un sector, tan aquejado de malas prácticas e intrusismo.

Por eso, a día de hoy, el tener a muchos de los compañeros referentes del sector como amigos supone un motivo enorme de alegría, y es que todos ellos tienen una cosa en común: son propiciadores de historias bonitas en algo tan importante en algo tan importante para la vida de las personas como es la compra o la venta de una vivienda. Por eso son queridos y respetados en sus respectivas plazas.

Ahora toca aumentar el legado, y poner todo lo aprendido a disposición de mis clientes, compañeros y amigos en un marco incomparable como es la ciudad de Granada: quedan muchas historias bonitas que contar.

BLOG

© 2020 Marcelino Martín